La odontología conservadora es la técnica por la que se trata la boca evitando la extracción del diente dañado. Se utiliza para restaurar las zonas dañadas por caries y otras afecciones, limpiando y tratando el tejido dañado sin afectar al resto del diente, sellando luego la zona tratada con una obturación o empaste.

La caries es la enfermedad crónica más frecuente. Esta enfermedad lleva a la destrucción parcial o total del diente, avanzando desde la superficie hacia el interior. Evoluciona progresivamente hasta llegar a un estado en el que la única solución es la extracción de la pieza.
La Odontología Conservadora se centra en curar las caries, en todas sus fases, desde la menor a la mayor destrucción del tejido dentario. La restauración es lo que popularmente se conoce como empastes. Actualmente al restaurar las piezas dentales dañadas empleamos empastes estéticos que son del mismo color del diente.

Las últimas tendencias, ya realizándose en Clinica Dental Aribau, se inclinan hacia una mínima y suficiente eliminación de tejido enfermo, para conservar la estructura natural del diente (odontología mínimamente invasiva). Esto es posible gracias a nuevos materiales desarrollados por la industria, que permiten una mejora en la calidad de las restauraciones dentales y a técnicas especializadas realizadas con magnificación e instrumentos de microcirugía específicamente diseñados para este propósito.