Realizamos implantes dentales tanto casos simples como casos complejos, abarcando desde la rehabilitación de uno o varios dientes, hasta casos con deformidades severas o situaciones de escaso hueso y tejido blando. Para ello contamos con un equipo de Cirugía Oral y Maxilofacial.

¿Que son los implantes dentales?

Colocar implantes dentales es un tratamiento dental que consiste en sustituir una pieza dental seriamente dañada o ya perdida por una de repuesto que simula ser un diente natural. Para que dicha pieza de repuesto sea realmente como un diente necesita una raíz. Pues bien, un tornillo de titanio hace las veces de raíz.
El titanio utilizado en los implantes dentales es biocompatible, esto significa que no produce alergías, y tanto la dureza como el comportamiento de este material lo convierten en idóneo por ser muy parecido al hueso maxilar.

¿Que causas llevan a la pérdida de uno o varios dientes?

Son muchas las causas que pueden provocar la pérdida de los dientes y para las cuales se podrían colocar implantes dentales, pero la mayoría de los casos se pueden agrupar, a su vez, en cuatro:

- Traumatismos: Un fuerte golpe en la boca puede arrancar piezas dentales o causarles tanto daño que este sea irreparable y sea preferible la extracción. Además de causas ajenas a nosotros, como un accidente de tráfico o un golpe brusco, podemos ser nosotros mismos la causa de dicho traumatismo. Muchas personas utilizan los dientes para sujetar peso, abrir botellas, bolsas, etcétera.

- Patologías como el bruxismo (hábito inconsciente de rechinar los dientes) puede provocar un exceso de presión sobre las piezas dentales, y provocar fracturas dentales —que consideramos directamente urgencias dentales— o pérdidas de piezas.

- Edad: Con el paso de los años, tanto el tejido de las encías como las piezas dentales se van desgastando y es relativamente común que se pierdan piezas.

- Periodontitis: Esta enfermedad causa una inflamación de las encías que desemboca en una pérdida dental al no haber suficiente sujeción.

- Otras patologías: Ciertas enfermedades crónicas pueden conllevar la pérdida de piezas dentales. Es común en la diabetes, pero también en casos de cáncer, osteomielitis (inflamación de la médula ósea y el hueso), enfermedades autoinmunes…

Así es el proceso de colocación de un implante dental:

En primer lugar, se obtienen imágenes mediante radiografía del maxilar, de modo que podamos saber la anchura y la altura de las piezas dentales que tenemos que sustituir y la viabilidad de los implantes dentales. Después, mediante anestesia local, se perfora el hueso para encajar el tornillo de titanio que hará de raíz. Para que se produzca la osteointegración (la fusión del hueso con el material de implante), hay que dejar reposar el implante de 2 a 6 meses, según el caso. Después, se coloca sobre este tornillo una pieza llamada pilar y, sobre esta, la corona.